OK

Actualidad / Opiniones

El debate sobre la UNRWA aleja su atención de la realidad de los refugiados palestinos

12 00:00:00/09/2018


A raíz de la decisión de Estados Unidos de cortar su financiación a la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en Oriente Medio (UNRWA), la UE se ha comprometido a mantener su apoyo financiero. En cuanto a la capacidad de la agencia de seguir proporcionando servicios a los refugiados palestinos, esta noticia es, sin duda, bien recibida. Sin embargo, la UE sigue fallando a los refugiados palestinos por la razón por la que ha decidido seguir financiando a UNRWA.

Según un comunicado publicado parcialmente por la agencia de noticias palestina Wafa, "la UE está comprometida a garantizar la continuación y la sostenibilidad del trabajo de la agencia, vital para la estabilidad y la seguridad en la región". Para todos los propósitos diplomáticos, los refugiados palestinos son meramente un apéndice que usar y explotar políticamente. Basándose en la ausencia de una Palestina histórica y refiriéndose solamente a un hipotético Estado palestino, la comunidad internacional, incluida la UE, dieron luz verde a Israel para reclamar, aunque exonerando su presencia colonial de la rendición de cuentas, que hay una perpetuación de mantener el estatus quo para los refugiados palestinos.

La UE no tiene ninguna visión de futuro para los refugiados palestinos, y no le importa si regresan o no a su patria. Aunque mantendrá su apoyo a la UNRWA, hay que decir que las dinámicas son de instituciones que apoyan a otras. Una manera viable de hacerlo sin generar ira entre las víctimas es enfatizar la intención humanitaria. Sin embargo, la despolitización de la ayuda humanitaria ha abierto vías para que las entidades políticas coaccionen a las víctimas para que sigan siendo víctimas.

Al promover la provisión o la retirada de apoyo financiero para la ayuda humanitaria dependiendo de los actores involucrados, a los refugiados palestinos se les priva de un compromiso político colaborativo que cambie la pasividad consagrada en la Resolución 194 de la ONU.

La decisión de Trump se añade a las consecuencias de la limpieza étnica y el desplazamiento anteriores, mientras que la reiteración de la UE en que continuará financiando a la UNRWA asegura la provisión de servicios básicos a los refugiados palestinos. Sin embargo, algo común a las acciones de EEUU y de la UE es el motivo subyacente para atrapar a los refugiados en una dependencia perpetua. La forma más conveniente de consegirlo es equilibrar las acciones de modo que se promueva y se mantenga la dependencia de los refugiados de la ayuda humanitaria internacional. Con ese equilibrio, los refugiados palestinos se ven obligados a aceptar lo que la comunidad internacional considere los parámetros adecuados. El derecho palestino a regresar nunca estuvo en la agenda para la comunidad internacional cómplice.

Actualmente, el único discurso que define la existencia de los refugiados palestinos está eclipsado por la UNRWA y la saga de financiación. Intencionadamente, la comunidad internacional ha participado en la trampa creada por Israel y Estados Unidos ? amalgamar la identidad de refugiado palestino con la agencia que proporciona sus necesidades básicas, en lugar de hablar de los palestinos con relación directa a la Palestina histórica. El plan de Israel, llevado a cabo por EEUU, pretende desarticular la UNRWA y, como resultado, negar el reconocimiento de la condición de refugiado palestino y su derecho al retorno. No existe una fuerte refutación de la comunidad internacional; la razón, que los refugiados palestinos y su derecho al retorno están definidos externamente por una resolución defectuosa y no vinculante que respalda ante todo la colonización israelí.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen a su autora y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Por: Ramona Wadi
Fuente: Monitor de Oriente