OK

Actualidad / Opiniones

En memoria de Felicia Langer, la primera abogada que llevó la ocupación a los tribunales

06 00:00:00/07/2018


Felicia Langer fue una sobreviviente del Holocausto, comunista, y una de las primeras abogadas israelíes que defendió a los residentes palestinos de los territorios ocupados en la Corte Suprema israelí. Murió en Alemania el 21 de junio.

Langer era un activista por los derechos humanos y la paz, comunista, y la primera abogada que representó a los residentes palestinos de los territorios ocupados en los tribunales israelíes. En el Tribunal Supremo de Israel, fue pionera en prácticas legales que hoy parecen naturales y obvias, pero que alguna vez se consideraron escandalosas. Fue la primera en desafiar la expulsión de los líderes políticos palestinos de Cisjordania, de los primeros en desafiar la práctica del ejército de demoler las viviendas de los palestinos sospechosos de actividades militantes, de los primeros en acusar al Shin Bet de torturar a los detenidos y de los primeros en luchar contra la práctica de la detención administrativa.

En aquellos días había muy pocos abogados israelíes dispuestos a representar a los palestinos. Langer, una abogada judía nacida en Polonia y sobreviviente del Holocausto, que se mudó a Israel, se unió al Partido Comunista y defendió a los palestinos, se convirtió en una figura odiada entre el público en general. Era judía y una mujer que se unió "al enemigo árabe". Cuando la entrevisté durante la investigación de mi libro, The Wall and the Gate, me dijo que había períodos en que los taxistas de Jerusalén se negaban a llevarla, que las amenazas contra ella eran tan duras que se vio obligada a contratar un guardaespaldas, que tuvo que sacar el letrero de su oficina en Jerusalén, y que sus vecinos le pidieron que borrase las palabras "usted morirá pronto", pintadas con atomizador en la puerta de su oficina, porque "no era estéticamente agradable".

Langer luchó, prácticamente sola, contra los jefes del sistema judicial en ese momento, contra personas con tremendo poder político y público, como el juez Meir Shamgar y el fiscal estatal (y más tarde un juez del Tribunal Supremo) Mishael Cheshin. Las audiencias en los casos de Langer fueron polémicas. Ella nunca dudó en acusar al oficialismo de llevar a cabo crímenes contra sus clientes y representarlos -algunos de los cuales eran miembros del liderazgo palestino en los territorios ocupados, como el alcalde de Nablus Bassam Shaka y el alcalde de Hebrón, Hazmi Natcheh- como víctimas de un régimen malvado.

Con los años otros siguieron el camino en el que Langer resplandeció. Los primeros fueron Leah Tzemel, Elias Khoury, Raja Shehadeh y Avigdor Feldman. Muchos otros se han unido desde entonces, ya que el camino de Langer se convirtió en un camino, luego una carretera. Pero en la década de 1990 llegó a ver esa carretera como una hoja de parra: que el sistema judicial estaba explotando procedimientos legales para fines de relaciones públicas y propaganda pro-Israel. Cerró su oficina y se mudó a Alemania, donde continuó luchando contra la ocupación y por la paz.



Felicia Langer sale del Tribunal Superior de Jerusalén, después de la audiencia de la apelación contra la expulsión de Bassem Shaka. 22 de noviembre de 1979. (Herman Hanina)

El siguiente párrafo es un extracto de The Wall and the Gate: Israel, Palestina y la batalla legal por los derechos humanos (Metropolitan Books, 2018):

Los residentes veteranos de Jerusalén le dirán que el invierno de 1968 fue particularmente duro y nevado. Y saben que cuando nieva en Jerusalén, Hebrón generalmente también está cubierto de blanco. En el invierno de 1968, ambas ciudades bíblicas y el camino que las separaba estaban cubiertas de nieve. Pero ni la nieve ni los caminos intransitables podrían detener a Felicia Langer. Con su famosa determinación, decidió tomar el camino resbaladizo y conducir desde su oficina en el centro de Jerusalén hasta la estación de policía de Hebrón. Un jeque palestino de Jerusalén Oriental había llegado a su oficina en medio de la tormenta y le había dicho que su hijo, que acababa de regresar de estudiar de Turquía, había sido arrestado y llevado a la estación de Hebrón. Cuando los padres enviaron a su hijo ropa limpia a través de las autoridades en el centro de detención, recibieron, a cambio, un paquete sucio que contenía una camisa ensangrentada. No tenían idea de lo que le había sucedido a su hijo y estaban muy preocupados. Después de que el padre la contratase para representar al hijo y visitarlo, Langer tomó una carpeta de archivo y la marcó con el número 1, el primer caso que involucraba un tema de la ocupación. El cliente número 1, el hijo de un jeque de Jerusalén Oriental, sería el primero de los cientos, tal vez miles, de palestinos que Langer representaría ante las autoridades israelíes durante los siguientes veintidós años.

La policía y la cárcel de Hebrón se encontraban en un edificio antiguo en el centro de la ciudad, el edificio Taggart, que lleva el nombre de un oficial de policía británico que había ganado experiencia suprimiendo las insurgencias en India y que diseñó estaciones de policía fortificadas en todo el Mandato Palestino para las fuerzas de Su Majestad. El ejército israelí fue el tercer régimen que utilizó la estructura, siguiendo a los británicos y a los jordanos.

Cuando llegó Langer, no solo buscaba al hijo del jeque, sino también a otros dos clientes, 'Abd al-'Aziz Sharif y Na'im' Odeh, ambos miembros de los movimientos comunistas palestinos en el área de Hebrón. A diferencia del hijo del jeque que según descubrió Langer durante su visita, era sospechoso de ser miembro de Fatah e infiltrarse en el país, los dos comunistas no eran sospechosos de nada. Habían sido arrestados bajo poderes especiales estipulados en las Regulaciones de Defensa (Emergencia) que fueron promulgadas por el Mandato Británico y habían sobrevivido mucho después de que terminara. Las regulaciones permiten la detención "preventiva" (o administrativa), que está diseñada para no responder a un acto ya cometido, pero para detener el peligro potencial que representa el detenido. Los detenidos administrativos no son acusados ni sospechosos de nada y pueden ser detenidos sin juicio o sin cargos. Los clientes de Langer, Sharif y 'Odeh, iban a ser las primeras gotas de lluvia en un monzón de detenciones administrativas que inundarían Cisjordania y la Franja de Gaza.

Langer nació en Polonia a principios de la década de 1930. Casi todos sus parientes fueron asesinados en el Holocausto. Ella y sus padres lograron escapar de los nazis huyendo a la URSS, pero su padre fue víctima del régimen de Stalin. Murió poco después de ser liberado, con muy mala salud, de un gulag soviético donde lo mantuvieron en condiciones terribles. Langer, sin embargo, se convirtió en una comunista devota. Después de emigrar a Israel, se unió al Partido Comunista local y se convirtió en una activista fundamental. Comenzó a ejercer el derecho en 1965 y durante un tiempo trabajó en un bufete de abogados de Tel Aviv litigando todo tipo de casos, pero inmediatamente después de la guerra de 1967, Langer decidió dedicar su práctica a representar a los palestinos que viven bajo la ocupación y abrió su propio oficina en Jerusalén.

A fines de la década de 1960 era una de los pocos abogados que representaban a los residentes de Cisjordania. La mayoría de estos abogados eran ciudadanos palestinos de Israel, casi todos ellos tenían vínculos con el Partido Comunista de Israel (conocido como Maki). En ese momento, las facciones comunistas estaban profundamente arraigadas en los centros urbanos palestinos y las conexiones entre los movimientos comunistas de Israel, Cisjordania y Gaza allanaron el camino para que los abogados de Israel representaran a los residentes palestinos bajo ocupación. Siguiendo el ejemplo de Langer, estos abogados prepararon el terreno para el amplio activismo legal que continúa hoy, el activismo marcado por la asociación, las batallas legales sin fin y la confianza, que diariamente dan los palestinos a los abogados israelíes, algunos de ellos judíos, para representarlos ante las instituciones israelíes, principalmente el Tribunal Superior de Justicia.

Langer llegó a Israel en 1950, después de vivir los difíciles años de la guerra en la URSS donde, como sabemos, llegó su familia huyendo de Polonia. Su padre había sido enviado al gulag por negarse a convertirse en ciudadano soviético (temía no poder regresar a Polonia después de la guerra). Tras su muerte a fines de 1944, Langer y su madre lucharon para mantenerse, en condiciones extremadamente duras, vendiendo sus pocas posesiones para sobrevivir. Cuando terminó la guerra, Langer regresó a Polonia, donde conoció a su futuro esposo. Su madre, que se había vuelto a casar, emigró a Palestina; Langer y su esposo respondieron sus súplicas y, a su tiempo, la siguieron.

A principios de la década de 1960, Langer realizó un sueño en aquel momento, inusual para una mujer que tenía un hijo, se inscribió en la sucursal de la Facultad de Derecho de la Universidad Hebrea de Tel Aviv. Su pasado la obligó a representar a los desposeídos, a luchar por personas que, como su familia y ella misma, fueron víctimas de la malicia del Gobierno. Estudió leyes para poner su visión del mundo, que se había cristalizado durante la guerra, en acción y desafiar la discriminación y la injusticia. A mediados de la década de 1960, Langer se había convertido en una abogada cualificada, pero sus intentos de encontrar trabajo en el sector público no tuvieron éxito.

Langer afirma que fue dada de baja debido a sus convicciones marxistas y su pertenencia al Maki, el Partido Comunista de Israel, en ese momento. No tuvo más remedio que recurrir al sector privado. Pero allí se enfrentaba a un obstáculo diferente: su propia conciencia. Después de negarse a representar a un hombre que era un proxeneta y estaba tratando de evadir el pago de pensión alimenticia, se dio cuenta de que tenía que establecer su propia práctica si quería elegir sus casos de acuerdo con sus muchos principios. En su práctica, Langer representaba a clientes que se alineaban con sus compromisos ideológicos: manifestantes detenidos, mujeres cuyos derechos habían sido violados y ciudadanos árabes de Israel en conflicto con las autoridades. Esto continuó hasta 1967, cuando en el espacio de seis días 1,5 millones de palestinos quedaron bajo la ocupación israelí. En un momento en que la sociedad israelí, con sus muchos sobrevivientes del Holocausto, estaba dedicado a la idea de que la moraleja del ascenso de los nazis, su conquista de Europa y la Solución Final era que los remanentes del pueblo judío estaban obligados a construir un país invencible que protegería a los judíos de su victimismo, Langer extrajo una lección diferente: cualquier discriminación u ocupación estaba plagada de peligros, no solo por los alemanes y no solo contra los judíos.

Representar a los palestinos que repentinamente habían caído bajo el dominio militar israelí, un régimen de generales del ejército todopoderoso, era el cumplimiento mismo del objetivo para el que había estudiado derecho. Los únicos abogados que representaban a los ocupados en ese momento eran un puñado de palestinos israelíes. Langer estaba muy lejos del típico defensor de los palestinos: mujer, comunista y judía europea. Con su acento polaco y su dominio del latín, su asociación con los palestinos de Cisjordania y Gaza puede haber sido lo más extraño en el Medio Oriente. Para proporcionar acceso a los residentes de Cisjordania, Langer alquiló una pequeña oficina en Koresh Street en Jerusalén, que sería su base de operaciones durante los siguientes 23 años. Pronto se convirtió en sinónimo de la lucha por los derechos de los palestinos. Para otros era una traidora y simpatizaba con el enemigo.

En 1990, después de una larga carrera de batallas públicas y dramáticas con las autoridades, Felicia Langer cerró su oficina en Jerusalén y dejó Israel para ocupar un puesto docente en Alemania. En una entrevista en el Washington Post, Langer dijo: "Ya no podría ser una hoja de parra para este sistema".

Michael Sfard es un abogado israelí de derechos humanos y autor de The Wall and the Gate, (Israel, Palestina y la batalla legal por los derechos humanos, Metropolitan Books, 2018).

Fuente: In memory of Felicia Langer, the first lawyer to bring the occupation to court

Fuente: Michael Sfard, 972mag / Rebelión (Traducido del inglés para Rebelión por J. M.)