OK

Actualidad / Noticias

A 31 años de la primera intifada: Palestina sigue bajo ocupación

09/12/2018


La revuelta se disparó cuando un vehículo militar israelí chocó contra un auto palestino y mató a sus cuatro ocupantes. Duró cuatro años y dieron pie a las negociaciones de Oslo.

Este sábado 8 de diciembre se cumplieron treinta y un años del inicio de la primera intifada (o "levantamiento popular" en árabe). Pero la violencia y la ocupación continúan siendo el día a día en Palestina, especialmente tensos tras las manifestaciones que realizan los y las palestinas cada sábado en la denominada "Gran Marcha por el Retorno", tras la decisión de Estados Unidos de reconocer a Jerusalén como capital de Israel.

El 9 de diciembre de 1987 un jeep militar israelí chocó en Gaza contra un vehículo palestino y mató sus cuatro ocupantes, un incidente que tuvo el efecto de un fósforo cayendo sobre un barril de pólvora y que marcaría la región con protestas y enfrentamientos durante los siguientes cuatro años.

Más de 1.100 palestinos murieron en la protesta popular, protagonizada del lado palestino por jóvenes (lo que le dio el nombre de "Intifada de los Niños") y coordinados a través de comités populares que surgieron a nivel local y lograron agruparse en el llamado Liderazgo Nacional Unificado del Levantamiento (UNLU).

La intifada consistió sobre todo en dos tipos de acciones: protestas de resistencia y desobediencia civil, con huelgas, boicots, barricadas y enfrentamientos con las fuerzas israelíes con piedras y cócteles molotov, con los jóvenes en primera fila e incluso adolescentes que solo habían conocido la ocupación militar desde 1967, por lo que también se la conoce como "Intifada de las Piedras".

Israel suspendió durante años el funcionamiento de las escuelas, lo que dejó a más jóvenes en la calle. Hoy en día, es fácil encontrar palestinos varones de 40 ó 50 años que aquellos días abandonaron los estudios y no regresaron a las aulas jamás, porque eran demasiado mayores cuando acabó la oleada.

"Ahora la situación es mucho peor que en la primera intifada. Han pasado treinta años y solo ha empeorado", lamenta Walid (que pide no escribir su apellido), muy activo en el levantamiento con los grupos del Frente de Liberación Popular de Palestina (PLFP).

Entonces, "la gente estaba unida" opina, y cree que ahora también "los palestinos se unirían para una nueva intifada, pero no con el liderazgo que hay".

También lamenta que "los países árabes no apoyen la causa palestina como deberían", y agrega "se han olvidado de los palestinos".

Alaa Abu Ghueleh, funcionario de Ramallah, recuerda aquella intifada (mucho menos violenta que la segunda, que se inició en el año 2000) como "uno de los mejores momentos que representa la causa palestina", una acción que pensaba "en el bien de la gente", como ahora.

El jubilado Saleem Bast cree que los palestinos necesitan una nueva "revolución responsable para llamar la atención sobre el hecho de que Palestina está aún bajo ocupación".

El reconocimiento de Trump a Jerusalén, un espaldarazo a las posiciones israelíes, una ruptura con el consenso internacional y un acto que elimina a EE.UU. de su histórico papel como mediador para la paz. Quizás la Gran Marcha por el Retorno sea el nuevo levantamiento que releve la situación palestina.

"Palestina es un país libre, tenemos que acabar con la ocupación. Animo a todos los palestinos a que no dejen que el mundo decida por nosotros", dijo en ese sentido el estudiante Hanin Judari a EFE.

Que la decisión de EE.UU. sea hoy como aquella cerilla que generó la revuelta hace tres décadas es todavía impredecible, pero desde los Acuerdos de Oslo con los que se puso fin a la revuelta en 1993 "nada ha mejorado", valora Jamis Nemer de 47 años. De Hecho, la ocupación ha continuado y se han profundizado los asentamientos, las estrategias de división, el régimen de apartheid y el bloqueo a Gaza, entre otras.

Aquella intifada cambió la imagen de los palestinos e influyó en las generaciones siguientes, como la del gazatí Ahmad al Khozondar de 24 años, que tiene la sensación de que devolvió la causa palestina y despertó a la comunidad internacional.

"Una intifada popular es mejor que disparar cohetes o lanzar bombas contra Israel, porque una intifada es una lucha real contra el ocupante que arrastraría un amplio apoyo popular", propone Ghadeer Abu Salama de 45 años desde a Franja de Gaza.

Fuente: El Clarín

Editado Comunidad Palestina de Chile