OK

Actualidad / Noticias

Victoria BDS académico: Profesora de Universidad Estatal de San Francisco gana juicio instalado por lobbystas de Israel

08/11/2018



"Esta es una victoria para la libertad académica y para el derecho a enseñar, investigar y defender la justicia en Palestina, como parte de la justicia para todos. Nuestro movimiento está reivindicado hoy", escribió Abdulhadi en Facebook.

Después de tres intentos judiciales, los estrategas de la ley pro-Israel fallaron en su intento de silenciar a una profesora palestina-estadounidense que ejerce en la Universidad Estatal de San Francisco y que vio durante dos años estancado su investigación por este proceso.

El lunes 29 de octubre, un juez federal en San Francisco finalmente desestimó una frívola demanda contra la profesora Rabab Abdulhadi y la universidad por las investigaciones académicas respecto a Palestina y los planteamientos que critican a Israel. Esto se enmarca en una campaña de acoso escolar que pretende censurar y amenazar a profesores y estudiantes dirigida a quienes abogan por los derechos palestinos.

El juicio "William Orrick III" se cerró con la frase: "esta vez se desestima el caso con prejuicios, lo que significa que la demanda no puede presentarse nuevamente", informaron desde Palestina Legal.

La demanda se presentó inicialmente en junio de 2017 y se presentó dos veces más antes de ser rechaza de forma definitiva. El pleito, levantado por el grupo "Proyecto Lawfare", el brazo legal de la comunidad pro-Israel -como se describen a sí mismos-, acusaba que Abdulhadi, su equipo y la universidad, eran responsables de fomentar un ambiente hostil para los estudiantes judíos que, alegaban se creaba por el creciente apoyo a los derechos de los palestinos en el campus.

En concreto, los demandantes acusaron a la Universidad Estatal de San Francisco de violar el Título VI de la Ley de Derechos Civiles de 1964, utilizando una estrategia que afirmaba que la universidad había fallado en la protección de los estudiantes judíos ya que no acababan con el activismo de solidaridad con Palestina.

Esta estrategia fue iniciada por Kenneth Marcus, un lobbysta israelí de extrema derecha que a comienzos de este año fue nombrado como director de la Oficina de Derechos Civiles del Departamento de Educación de los Estados Unidos. Es decir, ahora está a cargo de investigar supuestas violaciones a la ley de derechos civiles.


"Derrota significativa" para el lobby israelí

Liz Jackson, miembro de Palestine Legal dijo a The Electronic Intifada que esta era una "derrota significativa" tanto para los lobbystas de la organización "Proyecto Lawfare", como para la estrategia de acoso legal a académicos.

El Proyecto Lawfare "tenía tres reclamos legales diferentes y un equipo de abogados corporativos, pero no tenían datos que indicasen que hubiera discriminación", agregó Jackson.

"Esta es una victoria para la libertad académica y para el derecho a enseñar, investigar y defender la justicia en Palestina, como parte de la justicia para todos. Nuestro movimiento está reivindicado hoy", escribió Abdulhadi en Facebook.

"Dejamos en claro que nuestro compromiso con la justicia en / para Palestina se opone inequívocamente a todas las formas de racismo y discriminación racial, incluida la supremacía blanca y la xenofobia, el racismo antiárabe y el antisemitismo", agregó.


"Infundado y malicioso"

El juez Orrick, tras su decisión, señaló que los demandantes tuvieron "amplias oportunidades para intentar declarar sus reclamaciones del Título VI, pero no pudieron hacerlo". Inicialmente fue desestimada por Orrick en noviembre de 2017, pero permitió que los demandantes enmendaran y volvieran a presentar su caso.

Así fue como la organización "Proyecto Lawfare" volvió a presentar una versión de la demanda, pero el tribunal federal volvió a descartar todas las reclamaciones en marzo. Señaló en dicha oportunidad que la queja era "demasiado larga, repetitiva y llena de material apenas relevante".

Sin desanimarse, Proyecto Lawfare presentó una vez más la demanda, pero tras la decisión del juez, el caso quedó cerrado de forma permanente y la organización no lo puede volver a presentar.

"La naturaleza infundada y maliciosa de esta falsa demanda contra el Dr. Abdulhadi ahora está clara para que todos la vean", explicó Mark Kleiman, abogado de Abdulhadi, quien agregó que "esto ha interrumpido casi dos años de su vida y su trabajo por la justicia en Palestina".

La lección que los estudiantes y los académicos pueden aprender de esta victoria legal, dijo Jackson, "es que los defensores de Israel pueden acosarte con un litigio frívolo, pero no lograrán silenciarte porque la defensa de la justicia y la igualdad está protegida".


"Misión reconocida"

La misión del "Proyecto Lawfare" es "infligir castigos masivos contra los críticos de Israel y trató de bloquear la investigación y el discurso de quienes apoyan los derechos de los palestinos" en el estado de San Francisco, ha declarado Palestine Legal.

En 2016, se filmó a la directora de The Lawfare Project, Brooke Goldstein, preguntándole a los líderes de los grupos de presión israelíes en Nueva York: "¿Por qué usamos la palabra palestino?"

- "No existe tal cosa como una persona palestina", contestó Goldstein.

La queja inicial de 73 páginas enumeraba alrededor de una docena de incidentes, algunos de los cuales se remontaban a principios de la década de 1990, antes de que muchos de los estudiantes actuales de la universidad hubieran nacido. Así intentaron crear un cuadro de discriminación sistemática.

La queja invocó la llamada definición de antisemitismo del Departamento de Estado de Estados Unidos que confunde la crítica de Israel y su ideología estatal sionista con intolerancia antijudía.

Un incidente importante en la queja se refiere a la feria "Conozca sus derechos" realizada en febrero de 2017 donde grupos universitarios musulmanes, árabes y latinos organizaron el evento en respuesta a la lista de órdenes ejecutivas del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, dirigida a inmigrantes, refugiados y musulmanes.

Hillel, una organización de defensa de Israel en el campus, afirmó que los grupos de solidaridad con Palestina discriminaron a los grupos judíos al no invitarlos a participar. Después de una larga investigación, la Universidad Estatal de San Francisco eliminó a los organizadores de la feria de discriminación religiosa, pero los encontró responsables de represalias y discriminación por puntos de vista.

La demanda también alegó que los estudiantes interrumpieron un evento de 2016 donde estaba Nir Barkat, el alcalde israelí de extrema derecha de Jerusalén. En dicha oportunidad -alegaban- los estudiantes hicieron comentarios "antagónicos y amenazantes" que condujeron a una atmósfera de "miedo e intimidación que enfrentan los estudiantes judíos en el campus".

Pero dichos estudiantes protestaron por Barkat debido a su historial de demoliciones de viviendas palestinas, castigos colectivos y apoyo a grupos de colonos israelíes.

Hillel, que organizó el evento de Barkat, "transmitió falsas acusaciones de que los manifestantes eran antisemitas y amenazaban físicamente a los estudiantes judíos", según Palestine Legal. Es más, esas acusaciones dieron lugar a una "difamación generalizada y ciberacoso" de los manifestantes estudiantiles, "incluyendo amenazas de muerte y violación", dijo.

Una investigación legal independiente determinó que las acusaciones de Hillel eran infundadas.

Explotando la masacre de Pittsburgh

Tras la masacre de 11 fieles judíos en una sinagoga en Pittsburgh a fines de octubre, los activistas y los protectores de los derechos civiles temen que los defensores de Israel puedan explotar los asesinatos para presionar más a favor de un proyecto de ley federal pendiente que busca culpar como antisemitas a los defensores de los derechos palestinos, especialmente los activistas en el campus del movimiento de boicot, desinversión y sanciones (BDS).

"En respuesta, todos tenemos que seguir insistiendo, como dice el profesor Abdulhadi, en la indivisibilidad de la justicia. Ninguno de nosotros es seguro o libre a menos que todos seamos seguros y libres. La amenaza no son los activistas de derechos humanos del campus, sino los supremacistas blancos", dijo Jackson de Palestine Legal a The Electronic Intifada.

Los legisladores deben ser instados a rechazar la legislación federal "como una respuesta inconstitucional e irrelevante" a la violencia nacionalista blanca, agregó.

"La forma más importante de prepararse para los intensos ataques gubernamentales contra nuestro derecho a criticar las políticas de apartheid de Israel es continuar criticando la política israelí", cerró Jackson.

Fuente: The Electronic Intifada
Traducción y Edición: Comunidad Palestina de Chile / JKB