OK

Actualidad / Noticias

Los jóvenes palestinos que crecieron con Oslo le dan la espalda

13/09/2018


La ilusión de construir un Estado palestino independiente que generó la firma de los Acuerdos de Oslo en 1993 se ha desvanecido y ahora, jóvenes palestinos que crecieron mientras la esperanza desaparecía apuestan por crear un solo país como única salida a 70 años de conflicto.

Más pragmatismo que fantasía, parecen pensar muchos palestinos de entre 20 y 30 años, que durante su vida han visto decaer las oportunidades para la autodeterminación ante un territorio y autoridad menguantes frente al feroz avance de la colonización israelí y la patente pérdida de poder sobre cualquier elemento que conformaría un estado que no llega.

Vinculados a Israel en una cooperación de seguridad, sin control del terreno, las fronteras, el desarrollo económico, los recursos, el pasado -con la cuestión de más de cinco millones de refugiados sin resolver- y el propio futuro, muchos palestinos dicen adiós a unos acuerdos obsoletos y mancillados, que un cuarto de siglo más tarde les parece papel mojado.

"La solución de un estado es mejor que la de dos, es más sostenible para una paz duradera y más justa para los palestinos", expone a Efe en Ramala Nadim, empleado en una organización internacional que cree que lo ideal sería crear un país bajo nuevo nombre con los mismos derechos para todos. Una propuesta a la que algunos incluso han dado nombre: Isratin.

Para Nadim, los acuerdos que se firmaron en septiembre de 1993 y se concretaron dos años después "se diseñaron bajo una fórmula denominada "paz por territorios" que fue creada por los noruegos y no por los palestinos o los israelíes" y "no abarcan a todos los palestinos".

"Solo incluyen la Franja de Gaza, Cisjordania y Jerusalén Este. ¿Qué pasa con los otros palestinos del 48 o Israel?. Y los refugiados en Líbano, Siria o la diáspora. Los palestinos de cualquier lugar deben practicar resistencia civil para conseguir sus derechos civiles. Necesitamos centrarnos en derechos civiles en lugar de tierras", sostiene.

Para Lina, una palestina que oculta su verdadero nombre, Oslo "fue la mayor catástrofe que le ha pasado al pueblo palestino. Es una conspiración para acabar con la cuestión de los refugiados, de la ocupación y minimizar toda nuestra lucha solo a Cisjordania".

En su opinión, la razón para sacarlo adelante "fue crear una Autoridad Palestina como guardián de la ocupación israelí. Y podemos ver que 25 años después están haciendo precisamente eso: protegen a la ocupación israelí, se mantienen contra su pueblo, y no permiten que la gente resista y luche por toda Palestina".

Junto a las críticas a pie de calle contra la legitimidad del presidente, Mahmud Abás, la propia Autoridad Palestina y un sistema donde las últimas elecciones legislativas se celebraron en 2006 con la victoria del movimiento islamista Hamás, tras lo que comenzó la división política entre Gaza y Cisjordania, aumentan las voces que piden que el territorio esté compuesto por una sola entidad.

Unas opiniones que se oponen a la postura que aún mantiene la clase política y la comunidad internacional, defensora de la solución de construir junto al estado israelí uno palestino que convivan en paz y seguridad, como preveía Oslo, a pesar del patente desgaste sobre el terreno.

Las nuevas perspectivas que desafían al paradigma de Oslo, que no logró su objetivo de establecer una solución en cinco años, son fruto quizá de la ligereza histórica con la que las nuevas generaciones afrontan un problema que comenzó para los palestinos con el establecimiento de Israel en 1948 y se enquistó con la Guerra de los Seis Días de 1967, fecha de inicio de la ocupación israelí.

Un cuarto de siglo después de la firma de los acuerdos, que tuvieron su origen en la Conferencia de Paz de Madrid sobre Oriente Medio de 1991, "existe una dinámica generacional crucial sobre Oslo que podría ser decisiva", advierte a Efe el analista israelí del International Crisis Group Ofer Zalzberg.

Los veteranos líderes de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) "tienden a comparar la realidad actual con los tiempos en que operaban desde Túnez virtualmente sin legitimidad en Occidente, y muchos lo ven como un gran logro nacional", razona el experto.

Pero los jóvenes "señalan cómo Oslo se convirtió en un medio efectivo para que Israel controlara, dominara y oprimiera a la población palestina".

Lina piensa que la solución de un solo estado es posible, pero no ve que los israelíes "estén un ningún punto listos para eso".

"La sociedad israelí se está radicalizando más y no pienso que fuera a aceptar la solución de un estado, sino que va a por un estatus de guetos, bantustantes o nuestra eliminación o transferencia (a otro país) si puede hacerlo", lamenta ante la llegada de un aniversario que no se celebrará en Palestina.

Fuente: EFE