OK

Actualidad / Noticias

El "populismo" y la izquierda sionista parte 2

09/08/2017




A diferencia de Trump y Macron, que en última instancia han hecho todo lo posible por suprimir la participación de los votantes, una verdadera revolución política, como la representada por un transformado Partido Laborista británico bajo el liderazgo de Jeremy Corbyn, enfatiza el aumento de los votantes y la participación popular en todos los niveles de la sociedad.

Con Corbyn siendo también un partidario desde hace mucho tiempo de la causa palestina, no es de extrañar, pues, que la derecha del Partido Laborista haya querido -y haya hecho todo lo posible por alentar- su partida.

Después de la sorprendentemente buena actuación de Corbyn en las elecciones generales, y con su estatus como líder del partido aparentemente consolidado para los próximos años, estas fuerzas han comenzado lentamente a buscar en otros lugares su tediosa inspiración. Algunos (como el ahora ex-diputado Tristram Hunt) han comenzado a alejarse de la fiesta. Otros permanecen dentro, llevando la antorcha del blairismo y luchando en la retaguardia contra la corriente popular del socialismo.

Tienen pocas esperanzas, aunque ven a Macron como una de ellas. Avi Gabbay parece ser la última.

A diferencia de la derecha sionista, que es más abierta y honesta sobre su racismo, los sionistas liberales y la supuesta variación socialista del sionismo son más hábiles en la comercialización de su visión colonial en Occidente.

Como tal, Jennifer Gerber, directora de Labour Friends of Israel (Laboristas amigos de Israel), escribió recientemente para el think tank de Blairista, Progress, y ahí enfatizó el supuesto apoyo de Gabbay a "dos estados para dos pueblos" y a la "paz" con los palestinos.

Según un perfil de Gabbay en el periódico liberal sionista de Tel Aviv, Haaretz, después de dejar el gobierno de Netanyahu, enfatizó repetidamente lo siguiente: ?yo creo lo que Rabin crea? (refiriéndose al ex primer ministro laborista Yitzak Rabin).

Rabin fue alabado con hipocresía por Occidente como un "pacificador" - en realidad, como los palestinos saben muy bien, fue un ex criminal de guerra israelí que, como ministro de "defensa" durante la Primera Intifada (el histórico levantamiento palestino desarmado entre 1987 y 1993), diseñó la infame ?política de la fuerza, el poder y los golpes? con la que ordenó a los soldados israelíes torturar a los palestinos participantes en el levantamiento rompiéndoles literalmente los huesos con piedras y palos, una forma terriblemente obscena de castigo.

Ese es el legado del líder israelí que Gabbay aparentemente busca emular.

En cuanto al compromiso con los "dos estados" que Gerber elogia, la realidad entorno a esa cuestión también se puede ver en el perfil de Haaretz. Se ha comprometido a hacer del Valle del Jordán "parte del cinturón de seguridad oriental del país en todo trato" con la Autoridad Palestina.

Mire un mapa de Cisjordania y verá enseguida que la ejecución de este plan para anexionar el Valle del Jordán -el mismo plan que el supuestamente "light" Partido Laborista israelí ha defendido durante décadas- haría ridícula la idea de un Estado palestino en Cisjordania. Sería una entidad totalmente sin litoral, rodeada por todos lados por Israel, y cortada en fragmentos por los bloques de asentamientos.

De hecho, esta es ya la realidad sobre el terreno, pero no se ha solidificado en una anexión formal. La idea de "paz" del Partido Laborista (y del grupo británico Amigos Laboristas de Israel) es que este bantustán palestino reciba el sello formal de aprobación de la "comunidad internacional" de los líderes occidentales (algo que nunca lograron los bantustanes del régimen de apartheid sudafricano).

Nadie debería vivir bajo ninguna ilusión: el Partido Laborista israelí, independientemente de su líder, es una parte importante de los problemas históricos y actuales que enfrentan los palestinos. De hecho, históricamente hablando, el Partido Laborista ha sido en muchos aspectos peor que el Likud.

¿Quién llevó a cabo la limpieza étnica de 1948 contra los palestinos, la Nakba, que expulsó a la gran mayoría de la población indígena? Las milicias sionistas bajo la dirección del líder David Ben Gurion del partido sionista de izquierda que se fusionó en el Partido Laborista.

¿Quién fue primer ministro en 1967 cuando Israel atacó Siria, Egipto, Jordania y los territorios palestinos restantes en Cisjordania y Gaza? Levi Eshkol, un líder de la misma tradición laborista israelí que Ben Gurion.

Todo esto, por supuesto, no quiere decir que la tradición derechista/revisionista del Likud haya sido mejor: los grupos terroristas Lehi e Irgun participaron en las masacres de 1948 y en la limpieza étnica de los palestinos casi tanto como el Hagannah del movimiento obrero sionista.

El Partido Laborista israelí es fundamentalmente racista, colonialista y lo será siempre. La única manera de generar algún cambio en Palestina sería desmantelando todo el concepto y las estructuras del sionismo.

Fuente: Asa Winstanley, MEMO