OK

Actualidad / Noticias

Macron: "Dos estados, Israel y Palestina, con Jerusalén como capital"

17/07/2017




El presidente francés Emmanuel Macron exhortó al primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu a "restablecer las negociaciones entre los israelíes y los palestinos, para encontrar una solución con dos estados, Israel y Palestina, con Jerusalén como capital".

Esta vez parece ser la buena. La corriente entre el presidente de Francia y su huésped israelí acabó en medio de abrazos, sonrisas y una invitación para ir a Israel. Nada que ver con las imágenes del pasado del ex presidente François Hollande con cara de hartazgo, o incluso de Nicolás Sarkozy molesto frente a la actitud intransigente de Netanyahu, portavoz de la derecha israelí. Tras una reunión de trabajo que duró poco más de dos horas, Macron y Netanyahu comparecieron en el Palacio del Eliseo para una declaración común en la que no hubo espacio para preguntas de la prensa.

Macron ofreció sus condolencias a los israelíes por el asesinato, el viernes, de dos policías en la explanada de las Mezquitas de Jerusalén. Como siempre lo hemos hecho "condenamos este acto odioso y cualquier forma de violencia", dijo para enseguida recordar que Francia siempre ha dado su apoyo indefectible a la seguridad de Israel. Sin rodeos el mandatario habló de lo que calificó como posición tradicional francesa.

Pidió la reanudación de las negociaciones de paz entre israelíes y palestinos y aseguró que "Francia está lista para apoyar todos los esfuerzos diplomáticos en ese sentido". El objetivo es la "búsqueda de una solución con dos estado, Israel y Palestina, viviendo lado a lado, con fronteras seguras y reconocidas, con Jerusalén como capital". Para ello habrá que asegurarse que las condiciones de la negociación y de la paz no sean cuestionadas en los hechos y que el derecho internacional sea respetado, precisó. Macron hizo también una corta referencia a la política de colonización que sigue Israel, sin condenarla ni pedir poner fin.

Netanyahu por su parte afirmó que Francia y su país son "dos aliados democráticos particularmente cercanos", y expresó su solidaridad ante los ataques terroristas que Francia ha sufrido después del 2015. Como es su costumbre, achacó la responsabilidad del fracaso de las negociaciones a los palestinos pues "rechazan reconocer al estado judío". No hizo referencia alguna a su política de colonización de los territorios palestinos, menos aún a la propuesta francesa.


Según Macron, ambos dirigentes trataron la situación de Medio Oriente, de la política de Irán y el acuerdo sobre el tema nuclear de 2015. Sobre Siria el francés se dijo favorable a desarrollar "una transición inclusiva y durable" que asegure una "paz justa para los sirios".

El presidente francés fue invitado por Netanyahu a visitar Israel. Macron dijo que irá "próximamente", pero antes enviará a su ministro de Economía quien, junto con una delegación, deberá obrar para reforzar las relaciones comerciales entre ambos estados. Una sesión cultural "cruzada" entre Francia e Israel tendrá lugar en 2018, precisó Macron.

Opinión corresponsal Palestinalibre.org

Macron al igual de sus antecesores cumple con la 'obligación' de condenar las atrocidades israelíes, pero sin tomar medidas concretas para detener los abusos. ¡Una verdadera complicidad encubierta!


Frente a las sistemáticas violaciones a los Derechos Humanos, crímenes de guerra, desacatos a la legalidad internacional, etc., que Israel lleva a cabo, tal como lo señalan los miles de informes de todos los organismos humanitarios del mundo, incluyendo organizaciones israelíes, Europa se ha conformado con condenar y reprochar estas atrocidades, pero nunca se ha molestado en tomar medidas o acciones reales para detener los abusos. Es evidente que los intereses económicos y militares están por encima de los derechos humanos y la legalidad. Frente a los evidentes y flagrantes brutalidades, no les queda otra salida que deplorar, condenar y reprochar a sabiendas que estos lamentos son absolutamente inútiles y que Israel seguirá pisoteando el derecho humanitario. Discursos inútiles o tinta sobre papel que termina en los archivos y basureros. Tal vez el cinismo de aquellos que se auto denominan "libres y democráticos", es el principal escoyo que enfrenta la paz y el cumplimiento de la legalidad internacional en el Medio Oriente.

En este sentido, Emmanuel Macron reciente elegido presidente de Francia, pareciera que seguirá con la política de los Derechos Humanos con calculadora en mano.

Durante la reciente visita a París del presidente de la Autoridad Palestina Mahmud Abbas, Macron insistió en la defensa de la solución de dos estados y condenó los asentamientos israelíes. En la rueda de prensa junto a Netanyahu, volvió a apoyar públicamente la necesidad imperante de dos estados paralelos con "fronteras seguras y reconocidas, y con Jerusalén como capital".

Francia pidió a Israel el respeto de los tratados internacionales, refiriéndose a las "construcciones de colonias", dijo ante el Primier israel Netanyahu.

Macron sabe perfectamente que su discurso es inútil y ha sido repetido por todos sus antecesores y por todos los líderes europeos. Todos ellos saben que Israel nunca escuchará estas palabras y menos acatará la legalidad. Todo lo contrario, queda la sensación que las potencias militares y económicas, como el caso de Francia, están muy cómodos con esta situación y el caos generado por las permanentes campañas militares y represivas que Israel lleva a cabo.

Fuente: Rfi, Palestinalibre.org